Gente autentica

Una vida sin basura

De esto habla en su blog y canal de Youtube Lauren Singer, una estadounidense que, de buenas a primeras, decidió vivir sin producir basura. Sí, nada de basura. Sin plástico, sin comida de paquete, sin agua de botella… Sin nada que vaya al vertedero. ¡Si ni siquiera tiene cubo de basura! ¿No suena imposible? Pues ella lo ha conseguido, aunque para algunos su historia suene a ciencia ficción.

¿Cómo empezó todo? Lauren siempre había soñado con revolucionar el mundo y mejorar el planeta, así que decidió ir a la Universidad de Nueva York y matricularse en Estudios Medioambientales. ¡El sitio perfecto para ella! Aunque las clases estaban muy bien, el planeta no se cambia tomando apuntes.

Por eso, un día en el que se quedó a comer en su universidad, se dio cuenta del problema. Una compañera de clase —una que también quería cambiar el mundo— también comía con ella y, para su sorpresa, todo lo que llevaba era de plástico: el tenedor, la cuchara, la botella de agua, la bolsa donde lo guardaba… ¿Y dónde acababa todo? ¡En la basura! Ni siquiera reciclaban los más defensores del medioambiente.

Así que Lauren decidió que tenía que pasar a la acción porque, después de echarle un vistazo a lo que tenía en la nevera, ella tampoco estaba siendo un buen ejemplo. Todo lo que tenía —sí, todo— estaba hecho de plástico. Y así también se dio cuenta de la cantidad de basura que producía en un día: las servilletas que utilizaba, el vaso de cartón de la cafetería, el paquete de pañuelos vacío que tenía en el bolso… ¡Casi como un vertedero andante!

Y entonces dijo “sayonara, plástico”. En teoría era una tarea sencilla, pero la vida real le demostró que el 90% de nuestra vida está hecho de este material. ¿No nos crees? Venga, échale un vistazo a tu cuarto de baño. El gel, la pasta de dientes, el cepillo, la crema suavizante… Tenemos plástico hasta en la sopa.

Después se deshizo de muchas cosas que no utilizaba y que solo servían para acumular polvo en casa. Donó las cosas que podían ser útiles y aprendió a hacer sus propios productos, desde pasta de dientes o desodorante hasta lejía o detergente. ¡Adiós a tener que ir al supermercado! Ahora puede hacerlo todo fácilmente en casa.

Lauren guarda en un tarro de cristal todos los residuos que ha producido en cuatro años: a etiqueta de una camiseta, la entrada de un concierto, una antigua tarjeta de crédito, una goma para el pelo que se rompió, tiritas usadas… Con tan poca basura ya no hay que pelearse por a quién le toca bajarla por la noche.

Ahora Lauren ha dejado el trabajo de sus sueños para abrir su propia tienda de productos naturales, escribir en su blog para animar a más gente a que se una a este estilo de vida e inspirar a los que la conocen a tratar un poco mejor a nuestro planeta. ¡Menudo cambio radical!

¡Necesitamos más gente así! Con personas tan auténticas como Lauren seguro que conseguimos un mundo mejor. Por eso en MUSA somos fans del reciclaje. Y vosotros, ¿cómo aportáis vuestro granito de arena?

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies