Gente autentica

Patch Adams: la risa como medicina

¿Os acordáis de cuando erais pequeños y el enfermero os daba una piruleta para animaros después de una vacuna? Pues Patch Adams se ha convertido en el médico favorito de Estados Unidos utilizando las técnicas más alternativas de la medicina: la risa, las caricias y las cosquillas. ¿Nunca has oído hablar de él? ¡Ahora te vas a reír!

Eso es lo que pretende Patch cada vez que se pone la bata blanca. ¡O la nariz de payaso! Este médico, especialista en tratar a enfermos de cáncer, decidió desde muy pequeño que el ambiente en los hospitales era demasiado triste y que necesitaba un buen lavado de imagen. Un toque de color, una buena banda sonora… ¡y pacientes contentos!

Desde que este médico tan especial pisó por primera vez la planta del hospital, muchos le han apodado “el médico de la risoterapia” porque, según él, no hay nada que una buena carcajada no pueda curar. ¡El humor lo es todo! Y está más que demostrado.

Pero, como los hospitales ya se le estaban quedando pequeños, hace más de diez años que decidió reunir a varios voluntarios y, vestidos de payasos, viajan hasta otros países para animar a niños huérfanos, enfermos y personas con menos recursos. Rusia, Bosnia-Herzegovina, Perú, Argentina, Uruguay, México, Ecuador… ¡Para él la risa no entiende de fronteras!

Su historia ha calado tanto a la gente, que en 1998 saltó a la gran pantalla y el mismísimo Robin Williams le dio vida al médico más auténtico. ¿No has visto la película? Después de leer esta historia tan simpática ya no te quedará más remedio. ¡Pero no vale contener la risa! Seguro que acabas de verla un poco más contento que cuando la empezaste.

Con la mitad del pelo blanco y la otra mitad azul, una camisa con más colores que el arcoíris y una gallina de goma en la cabeza, Patch no quiere que sólo le vean como un payaso. ¡Él ha venido a cambiar la medicina y a cambiar el mundo!

Por eso decidió fundar la asociación Gesundheit! Institute. Esta asociación, además de organizar los viajes solidarios a otros países, funcionó como hospital gratuito durante 12 años. Patch y sus amigos payasos quieren que todas las personas que necesiten ayuda o medicación puedan tenerla, aunque no puedan permitírselo. Para ellos, la sanidad debería ser gratis y estar llena de sonrisas. ¡Di que sí, Patch!

¿A que molaría que el Chiquito de la Calzada os contara chistes mientras os recuperáis? Así se le escapa la sonrisa a cualquiera. Patch, aunque ya tiene 72 años, sigue cuidando a sus pacientes con el mismo cariño y la misma ilusión que el primer día.

A nosotros nos ha conquistado esta forma de ver la vida y la medicina, y de cuidar a la gente. A todos nos gustaría que, entre radiografía e inyección, nos dedicaran una canción o un bailecito para animarnos. ¿Y a vosotros? ¿Os gustaría que hubiera más gente como Patch Adams en el mundo? ¡Seguro que sería un mundo más colorido!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies