Gente autentica

Eneko Atxa, el chef de las emociones

Tiene cuarenta años y una de esas biografías de Gente Auténtica que nos encantan. Es uno de los chefs más laureados, suma ya cuatro estrellas Michelín -tres por Azurmendi y otra por el recién inaugurado Eneko-, ha recibido el Premio Nacional de Gastronomía al Mejor Jefe de Cocina, el Premio Fuera de Serie en la Categoría de Gastronomía y su restaurante es el más sostenible del mundo según la lista World´s 50 Best de la revista Restaurants. ¡Casi nada!

Y sin más dilación te presentamos a Eneko Atxa, un vizcaíno de Amorebieta que ha conseguido escalar a lo más alto de la cocina mundial desde lo más sencillo: recuperando las recetas de su madre y de su abuela, con una mezcla perfecta de memoria y costumbres, rebuscando en su ADN. Todo ello sazonado con grandes dosis de sentimientos, sensaciones y emociones de su tierra natal. ¡Un musero de los de verdad!

Eneko atxa cocinero

Eneko es hijo de un detonador de explosivos y una pluriempleada versátil, pero su historia, como buen vasco, permanece ligada a la buena cocina desde niño. En su casa siempre se ha comido de maravilla. De adolescente, él hacía los recados y bajaba a la tienda de al lado de su casa, lista en mano, para llevarle a su madre los ingredientes. Entonces, sin darse cuenta, se enamoró de los fogones. Y parece que su amor fue correspondido.

Eneko reúne dos cualidades fundamentales para ser un gran cocinero, le encanta comer, pero, sobre todo, dice, le encanta aprender. Esta curiosidad ha hecho que hoy día tenga un jardín comestible y el banco de semillas autóctonas más documentado y extenso del País Vasco, desde el que colabora para la recuperación de las variedades locales extinguidas o en vías de extinción.

Una publicación compartida por @enekoatxa el

Una publicación compartida por @enekoatxa el

Cuando salgas de su restaurante te regalará un saquito de semillas que guardarás como oro en paño y seguramente en tu cabeza se habrá activado el chip de la sostenibilidad: valorarás los productos más humildes de tu entorno y verás que es posible chuparte los dedos con las recetas más sencillas. Eso es ser sostenible. ¿Sabes el aliño que esconden sus platos para ser tan auténticos? Uno que no puedes comprar, pero sí repartir sin miramientos porque nunca se acaba: la felicidad. Sí, así de fácil y así de difícil. Por eso, uno de los principales retos de Eneko es que su equipo sea muy feliz: “Solo podemos ofrecer felicidad a los comensales si nosotros somos felices”, asegura.

Eneko dice que en la vida se deja llevar por “la filosofía del sentido común” y por eso nos encanta, porque nos recuerda que lo mejor es siempre lo más auténtico. ¿Qué dices? ¿Nos los apuntamos para la lista de propósitos de 2018?

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies