Gente autentica

Dosis de abrazos en el restaurante más feliz del mundo

tim harris

El último día que el Tim’s Place abrió sus puertas en Albuquerque (Nuevo Mexico), el contador a la entrada del local registraba 75.402 abrazos. Durante casi seis años los abrazos que Tim Harris daba a sus clientes, la alegría que derrochaba y su particular baile formaron parte del menú. Este joven estadounidense con Síndrome de Down consiguió romper todas las barreras con lucha y desbordante optimismo para cumplir su sueño: tener su propio restaurante. Pero en 2016 tomó la difícil decisión de cerrar el negocio, se había enamorado de Tiffany Johnson y para estar junto a ella tenía que mudarse a Denver.

Su historia es la crónica de una superación, se ha convertido en el espejo en el que se miran muchas personas y sigue luchando para trasladar su experiencia a todos aquellos que se cruzan en su camino, con el objetivo de que la integración se convierta en el futuro de la sociedad.
Tim recorre la vida sin complejos, con una mochila cargada de simpatía, espontaneidad y positivismo. En su diccionario no tienen cabida las palabras ‘no puedo’ o ‘imposible’. Con 14 años confesó a sus padres que algún día se convertiría en propietario del restaurante más feliz del mundo y una década después cumplió ese sueño.


“No dejé que mi discapacidad acabara con mis sueños. Las personas con discapacidades pueden hacer cualquier cosa que se propongan. Son especiales, somos regalos para el mundo”, recalca en un vídeo publicado en Youtube por AOL.

Uno de los secretos de su triunfo ha sido su familia, que nunca le sobreprotegió ni le puso límites,siempre confiaron en él y en sus posibilidades. Tras finalizar sus estudios en servicios de hostelería en el 2008 por la Eastern New Mexico University, Harris puso en marcha su negocio en octubre de 2010, siendo la primera persona con Síndrome de Down en abrir un restaurante en Estados Unidos.

Lo que más le gustaba de su trabajo era recibir a los clientes. “Tim’s Place es un lugar especial para estar. Los abrazos son la mejor parte”, afirmaba. Los abrazos de Tim han llegado a todo el mundo, incluso al expresidente de los Estados Unidos, Barack Obama. La idea de este joven era tener un restaurante donde la gente pudiera sentirse mejor no solo comiendo. Y lo consiguió. Sin embargo, el amor a Tiffany ha sido más fuerte que la pasión por su trabajo y cerró una etapa muy feliz de su vida para empezar una nueva junto a su novia, a la que conoció en una convención en la que Tim participó como ponente dando una charla y desde entonces la pareja es inseparable.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies