Gente autentica

Duchas sobre ruedas

¿A quién no le gusta olvidarse de sus problemas pasando un rato en la ducha? Con el agua calentita, o ardiendo, con muchas burbujas y con una buena banda sonora de fondo. ¡El momento del baño siempre es un placer! Pero, claro, no todo el mundo tiene la suerte de tener una ducha propia, así que Jake Austin ha decidido hacerles un regalo a las personas sin techo: ¡un camión ducha!

Todo empezó en 2014, cuando la crisis comenzó a llegar a Estados Unidos. ¿Y sabéis que más se hizo famoso por aquella fecha? ¡Pues los foodtrucks! Estos camiones-furgoneta que tanto nos gustan y triunfan en todos los eventos culinarios ya eran la caña hace unos años.

Cuando Jake paseaba por las calles de su ciudad, no dejaba de ver a gente que vendía productos de higiene personal —geles, champú, pañuelos, etc. —a la gente sin techo. Pero claro, no tenía mucho sentido, porque no iban a poder usarlos. Y así fue como surgió su idea. Comenzó a diseñar su proyecto y, gracias a varias donaciones de personas que también apostaban por él, consiguió comprar un camión, inspirado en los foodtrucks que venden comida.

Camion shower to the people

Tras meses adaptándolo para conseguir lo que quería, Jake acabó teniendo el camión-ducha más molón del mundo. Shower to the people —duchas para la gente— se pasea por la ciudad de San Luis y ofrece duchas, baños y demás productos de aseo a todas las personas sin hogar que lo necesiten. Les regalan el champú, el gel, la pasta de dientes, la espuma de afeitar… ¡Lo que sea para ver cómo la gente vuelve a sonreír!

Y aunque solo se trate de un camión con dos duchas, Jake ha conseguido que miles de personas en su ciudad puedan empezar su mañana con buen pie. ¿Qué cómo funciona? Pues muy simple: tan solo necesita que lo conecten a las tomas de agua públicas. Durante 8 minutos, todas las personas que lo necesiten pueden darse un chapuzón y salir más limpios que una patena.

¡Pero este no es su único proyecto! Las duchas están muy bien, pero Jake y sus compañeros quieren ir más allá y ayudar a que estas personas sin hogar puedan trabajar. Así nace también el proyecto Raise the bar, en el que las personas que duermen en la calle fabrican jabones artesanales. ¡Arriba el jabón!

Los beneficios que obtienen de la venta de estos jabones y las donaciones de gente solidaria los utilizan para seguir conduciendo este camión tan original y, los jabones que no han vendido, serán los que se usen en las duchas sobre ruedas.

Poco a poco, a golpe de jabón y de espuma, este camión está devolviéndoles la sonrisa y la alegría a cada una de las personas que se atreven a subirse. ¡Fliparíais con los peinados que hacen con la espuma el champú! ¡Y las canciones que se escuchan desde fuera de las duchas!

A nosotros nos ha encantado este proyecto y ver cómo hay personas como Jake, que deciden ayudar vayan donde vayan. ¿Se os ocurre algo parecido para ayudar a la gente? Seguro que con esta idea ya podemos organizar alguna fiesta de la espuma.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies