Blog

¿Conoces la historia de la ensaladilla rusa?

La tapa que más triunfa en los bares, sea invierno o verano, es la ensaladilla rusa. ¡Solo le hace competencia la tortilla de patatas! Tu abuela seguro que tiene una receta secreta que hace con todo el amor del mundo. Pero, ¿sabes de dónde viene esta famosa ensalada? Nosotros queremos que, además de ser un cocinillas, tengas alguna anécdota molona que contar cuando sirvas tu versión de esta ensaladilla. ¡Venga, que nos vamos a Rusia!

Los abuelos son expertos en preparar este plato, ¿a que sí? Pero la receta no surgió con ellos, ¡para nada! La primera ensaladilla rusa que se sirvió fue nada más y nada menos que en 1860 en la cocina del chef belga Lucien Olivier, que acabó haciéndose famoso en Moscú por esta ensalada. Han pasado más de 150 años desde que este chef la sirvió por primera vez y nosotros seguimos tan enamorados como el primer día. ¡O más!

Y aunque sea el plato estrella de Rusia —con una receta diferente a la nuestra, claro—, es cierto que el plato de la ensaladilla rusa ha dado más vueltas que un tiovivo. Desde el cambio de los ingredientes hasta el del nombre, ¡nosotros nos comemos un plato innovador! La receta original se servía como guarnición de la carne y con los ingredientes separados. Y, cuando los clientes la mezclaban, pasó a llamarse la ensaladilla Olivier. Poco a poco, el plato de Olivier se puso en boca de todos los rusos, ¡y se vendía como churros!

 

Pero Olivier se llevó la receta a la tumba —literalmente. Guardó la lista de ingredientes y la preparación como si fuese un tesoro. Pero, claro, no cocinaba solo y un pinche avispado aprovechó un despiste del chef para apuntar la receta. Y así fue como, tras la muerte de Olivier, Ivan Ivanov intentó convertirse en un gran cocinero usando la receta de su maestro.

Su versión de la ensaladilla no triunfó mucho al principio, así que decidió adaptarla a su época y a las circunstancias del país. La receta original, según la chuleta de Ivanov, llevaba faisán, frutas, patatas, pepino, huevo y caviar. ¡Ingredientes que costaban un ojo de la cara! Así que cambió el faisán por pollo y lo convirtió en un plato delicioso y al alcance de los mortales.

Poco a poco los rusos empezaron a declararse ensaladillers y la receta viajó hasta Ucrania, donde le añadieron pepinillos y guisantes, los mismos que muchas veces utilizamos nosotros en nuestra receta.

Parece una historia muy sencilla, ¡pero va para largo! Dicen por ahí que Olivier se basó en una receta de un cocinero italo-británico. Pues ya no parece tan rusa la ensaladilla… ¿Rusa, belga, italiana o británica? Sea de donde sea, ¡está buenísima!

Así que ya sabéis, chefs. Ahora podéis impresionar a toda la familia con un buen plato de ensaladilla y decir que viene de la mismísima Rusia. ¿Con qué receta os quedáis vosotros? En MUSA optamos por la tradicional ensaladilla con patatas, zanahoria, huevos, atún y, por supuesto, mayonesa MUSA. ¡De matrícula de honor!

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies