Blog

Cinco recetas para cuidar tu cuerpo

“Lechuga y zanahorias como los conejos”. Los que dicen eso no tienen ni idea de los manjares que te puedes marcar sin sumar calorías a tu dieta. Por eso te proponemos algunas recetas para que se te olvide la idea de que comer sano es aburrido y disfrutes de un buen plato original, sano, delicioso y ¡sin remordimientos!

1. Ensalada de cuscús con aceitunas y pimientos: ¿Ves como no hay que comer solo lechuga? Esta original versión de las ensaladas es una receta fácil de hacer, rápida y refrescante para mantener equilibrada nuestra dieta en verano. En primer lugar, troceamos los pimientos de piquillo y 150 gramos de aceitunas negras en cuadraditos. Poner los 250 gramos de cuscús en la ensaladera, añadir los 250 ml de caldo de pollo bien caliente y dejar reposar hasta que se absorba todo. Para aliñar, rallamos dos limas y exprimimos su zumo. Después, añadir pimienta, una pizca de sal y aceite de oliva virgen extra. Se puede aderezar con un poco de queso parmesano y listo para servir. Y si luego te tomas un té, ¡parecerá que te hayas teletrasportado a Marruecos!

2.Ensalada de espárragos trigueros con huevo: La ensalada de espárragos es ideal para el buen tiempo: fresca, saludable y sencilla. Empezamos lavando dos manojos de espárragos verdes, los cortamos y desechamos la parte dura. Sofreímos los espárragos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Cortamos en cubitos medio tomate, un aguacate y una pequeña porción de queso feta y los añadimos al sofrito cuando se haya enfriado. Salpimentamos al gusto y podemos incorporar 50 gramos de pasas y 50 gramos de piñones. Por último, prepara un huevo a la plancha y lo añades a la ensalada. Pa’ chuparse los dedos.

3.Espagueti de calabacín con espinacas y queso parmesano: No es pasta todo lo que reluce, ya que bajo la imagen de un plato calórico se esconde una receta original y saludable. Para prepararla, cortamos un calabacín en tiras alargadas a modo de espaguetis y lo sofreímos en una sartén con un diente de ajo picadito y 100 gramos de espinacas hasta que esté perfectamente cocinado. Para la salsa, batimos un aguacate, un poco de zumo de limón y agua. Después, añadimos queso parmesano rallado y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Te aseguramos que los niños te pedirán repetir. Bueno, y los mayores también.

4.Salmón a la plancha con lentejas y judías verdes: Un plato ideal para la dieta, una receta llena de sabores y muy completo ya que contiene pescado azul, verduras y legumbres. Cocer con un poco de sal (o bien comprar ya cocidas) las lentejas y las judías verdes y una vez finalizado el tiempo de cocción, colocarlas en un bol. Cortamos en dados un tomate y una zanahoria y lo añadimos al recipiente. Les quitamos la piel a los filetes de lomos, los espolvoreamos con eneldo y los ponemos en una plancha o sartén durante tres minutos por cada lado. Para emplatar, haz una especia de cama con las judías y las lentejas y coloca encima los filetes de salmón. Por último, aliñar al gusto con sal gruesa, pimienta y una pizca de comino.  Un platito (o dos, quién sabe) y para la piscinita.

5.Pavo con salsa de naranja y pistachos: La pechuga de pavo es la reina de las dietas, ¡y habrá que aprovecharlo! Para preparar este plato, primero pelamos y cortamos en palitos una zanahoria y los cocemos durante 3 minutos en agua hirviendo, pero manteniendo su textura crujiente. En cada filete de pavo coloca unas hojas de espinacas y unos cuantos palitos de zanahoria. Haz rollitos y átalo con un hilo de cocina para que no se abran y salpimienta al gusto. Precaliente el horno a 180ºC. Pon una sartén al fuego con un poco de aceite de oliva y dora los rollitos. Después, hornea los rollitos hasta que estén cocidos por dentro (entre 10 y 15 minutos). Mientras tanto, en la sartén añade 500 mg de hebras de azafrán y la cáscara de una naranja cortada en tiras finas. A continuación, añade el zumo de dos naranjas y deja reducir durante 5 minutos. Disuelve una cucharada de maicena en el agua y añádela a la cocción para espesar la salsa. Una vez los rollitos estén cocidos, retira el hilo y corta en medallones. Pon un poco de salsa en el plato, los medallones por encima y acompaña de pistachos picados y pasados por la sartén. Un plato digno de MasterChef, vaya.

Ahora ya puedes marcarte un banquete con tus colegas sin tener que pensar en la sesión de gimnasio que te espera luego. Y además son perfectas para el verano, para llevarlas en un tupper y compartirlas en la playa. ¡Que rulen los tenedores!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies